Así se hace una buena Cerveza

No comments yet

La cerveza es quizá una de las bebidas más populares en el mundo, y una de las bebidas alcohólicas mas antiguas. La historia de esta bebida inicia probablemente hace unos 6000 años, con un proceso de elaboración sin muchas modificaciones desde entonces, salvo en aspectos tecnológicos, industriales, o de innovación específicos que han llevado a los cientos de variedades existentes hoy en día.

¿Pero cómo se hace esa deliciosa bebida? Lo primero es contar con los ingredientes básicos: Agua, cereales, levadura y lúpulo.
Agua: Debe ser potable y de excelente calidad para una buena cerveza. Cada casa cervecera utiliza aguas con diferentes grados de mineralización, que les permite conservar el sabor característico de su producto de acuerdo a sus propias recetas. Gracias a la estandarización de procesos es posible obtener un agua consistente para cada lote producido.

Cereales: Cebada, maíz o trigo son algunos de los que pueden ser usados para la cerveza tradicional. Otros cereales pueden ser usados, lo importante es que estos puedan producir azúcares susceptibles de ser fermentados. Los cereales le dan los nutrientes, el color y el olor a las cervezas.

Levadura: especies unicelulares de microorganismos del reino de los hongos. Se alimentan de azúcar y producen alcohol y gas carbónico. En el mundo de la cerveza se utiliza mayoritariamente dos tipos de levadura: de alta y baja fermentación (para las cervezas Ale y Lager, respectivamente) similares a las que se utilizan en las panaderías diariamente.

Lúpulo: planta aromática y con cierto amargor. Su uso se debe no solo para darle el característico sabor amargo a la cerveza, ya que también contiene propiedades antibióticas descubiertas desde la edad media, que permiten mantener en buen estado la cerveza envasada por más tiempo.

Fabricación de Cerveza

La elaboración de la cerveza comienza con la preparación de los cereales, que en el caso de la cebada consiste en la elaboración de la malta, proceso mediante el cual se hace germinar el grano. Este proceso es largo y suele tomar más de 6 días, ya que se debe contar con una temperatura constante en un ambiente controlado mientras esto sucede.
Una vez se tenga el grano preparado, ocurren los tres grandes pasos de la preparación:

Obtención del mosto: Cuando se cuente con la cebada malteada, o el cereal preparado, continúa un proceso de maceración y filtrado, donde este cereal se mezcla con agua y en algunos casos con otros granos que intervendrán en el proceso. En esta etapa las enzimas producen azúcar con el almidón de los granos. Una vez cocinado, el producto es filtrado para deshacerse del material sobrante, como los cascotes de grano que no se hayan disuelto. El filtrado resultante es el mosto de la cerveza, y debe ser hervido nuevamente para retirar las impurezas y bacterias, y al mismo tiempo se le añade el lúpulo. En este paso suele obtenerse gran parte del aroma y color que tendrá la cerveza.

Fermentación de la cerveza: Con el mosto a una temperatura entre 15° y 20° Celsius, y en tanques especiales para ello, se le añade la levadura, que tendrá el efecto de fermentar los azúcares del mosto para convertirlos en alcohol y gas carbónico. La fermentación pude ser tan corta que en algunas ocasiones se logra en 4 días, aunque dependiendo del tipo de fermentado que desee usar el maestro cervecero puede incluso durar años, tal como se hace en algunas regiones de Bélgica. En este momento la bebida pasa a llamarse cerveza.

En algunas ocasiones, la cerveza tiene una segunda fermentación, que puede ser en tanques o en botellas.

Envase y embotellado: En este punto se debe procurar mantener hermética la cerveza, así como evitar los movimientos que pueden propiciar la pérdida de gas. Actualmente los recipientes más utilizados en el consumo son las latas de aluminio y las botellas de vidrio en distintos tamaños. Aunque hay quienes las prefieren en uno u otro envase, los grandes maestros cerveceros concuerdan en sugerir que el producto tenga un envase oscuro, para que la luz y radiación solar no estropeen el magnífico producto.

Ahora que ya sabes como se realiza la cerveza ¿Qué esperas para convertirte en un gran maestro cervecero? Si tu producto es de gran calidad podría ser parte de la gran familia Culto Cervecero.

Autor: Camilo Pizano

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *